El Dimetilsulfóxido - DMSO - es un producto químico que ha existido desde hace mucho tiempo, pero es completamente extraño para la comunidad médica ortodoxa. Ha sido usado desde hace años por atletas para ayudarles con los dolores musculares y de las coyunturas.

El DMSO trabaja de varias maneras, pero éstas son enteramente nuevas en sus principios terapéuticos. Ésta no es una droga en el sentido usual, puesto que una droga trata los síntomas de la enfermedad. El DMSO trata la función celular alterada o las células dañadas. Las células se sanan y se restauran cambiando y estabilizando la "estructura del agua" dentro de la célula. Ejerce sus efectos en los sistemas biológicos cambiando la estructura líquida del agua. Por consiguiente, hay cambios que ocurren en las proteínas y otras moléculas. Estos cambios son de naturaleza fisicoquímica y difícil de comprender sin un grado en esta ciencia.

El hecho es que estos productos surten efecto para restaurar la función en enfermedades como la artritis y las del sistema inmunológico y son muy útiles en síndromes agudos de dolores inflamatorios.

Tipos de enfermedades que pueden ser tratadas con la T.O.M. – Dimetilsulfóxido (DMSO)

  • Artritis, Esguinces, Torceduras: Produce una rápida disminución del dolor y aumenta la movilidad. Se puede observar respuesta positiva entre 5 a 20 minutos después de aplicado y usualmente dura entre 4 y 6 horas.

  • Apoplejías: Suministrado rápidamente luego de una apoplejía, el DMSO puede disolver la obstrucción que causa la misma, restaurando la circulación y evitando la parálisis. Una vez que el DMSO ingresa al organismo ya sea por la piel, de manera intravenosa u oralmente, permeabiliza el cuerpo y cruza la barrera cerebral, así que incluso ingiriéndolo oralmente puede mejorar la circulación.

  • Angina de pecho, infartos, heridas cerebrales y de médula espinal:  El DMSO puede ayudar a neutralizar los efectos dañinos en el corazón y cerebro en desórdenes médicos relacionados con heridas a la cabeza y a la médula espinal, ictus cerebral, problemas de memoria y enfermedad coronaria isquémica.

  • Infecciones: Combinado con antibióticos, el DMSO convertirá a las bacterias resistentes a cierto antibiótico en bacterias sensibles a ese mismo antibiótico y probablemente será necesaria una solución de DMSO entre 80 y 90 por ciento para que sea clínicamente efectivo.

  • El DMSO ha sido utilizado para transportar antibióticos a áreas de difícil acceso del cuerpo con excelentes resultados, tales como la médula espinal y el cerebro.

  • El DMSO puede disolver el revestimiento de proteína de un virus, dejando el núcleo del virus desprotegido con su ácido nucleico expuesto al sistema inmune.

  • Aplicado en las fosas nasales o en crema sobre la cara, el DMSO puede abrir las fosas bloqueadas en pocos minutos y ha sido utilizado con éxito en pacientes con pólipos.

  • El DMSO puede acabar con enfermedades en las encías y reducir el deterioro de los dientes y el dolor de los mismos.

  • Queloides, Cicatrices, Quemaduras, Hematomas, Melasma: Una concentración de DMSO 70% aplicada dos o tres veces por día alisará una cicatriz inflamada luego de varios meses. Es de considerable utilidad para quemaduras superficiales y al aplicarlo rápidamente a una herida, puede eliminar todo hematoma.

  • Podología: El DMSO puede ser efectivo en el tratamiento de dolorosos granos, callos, uñas encarnadas, juanetes, exostosis, dolor de talón e inflamación de pie gotoso.

  • Venas varicosas y tromboflebitis: El DMSO puede blanquear las telangiectasias, pequeños vasos sanguíneos dilatados cerca de la superficie de la piel. También puede reducir el tamaño de las varices en las piernas y la inflamación de las mismas, junto al alivio de los incómodos calambres.

  • Problemas en los ojos: Una gota de DMSO 25%, una o dos veces al día, es útil para problemas en los ojos, incluyendo cataratas o glaucoma.

  • Dolor de cabeza: El DMSO es altamente efectivo para dolores de cabeza vasculares y la tensión muscular que habitualmente acompañan a los dolores de cabeza. Puede usarse en el cuero cabelludo y también cerca de los ojos.

  • Desórdenes genitales y urinarios: Incluyendo la enfermedad de peyronie, cistitis intersticial y epididimitis aguda.

  • Varios: El DMSO junto con otros tratamientos ha demostrado retrasar el cáncer de manera muy efectiva.

  • La administración de DMSO reduce notablemente la permeabilidad intestinal patológica preservando su capacidad de absorción.

  • El DMSO también produce excelentes resultados en la piel de personas afectadas con esclerodermia.

Beneficios de la T.O.M. – Dimetilsulfóxido (DMSO)

  • Bloquea el dolor interrumpiendo la conducción en las pequeñas fibras-c, las fibras nerviosas no mielinizadas.

  • Es antinflamatorio.

  • Es antibacteriano, antifúngico y antiviral.

  • Transporta todas las moléculas (drogas, etc.) a través de las membranas de las células.

  • Reduce la incidencia de trombos de plaquetas (coágulos en vasos sanguíneos).

  • Tiene efecto sobre la contractilidad cardiaca inhibiendo el calcio para reducir la carga de trabajo del corazón.

  • Es un vasodilatador, probablemente relacionado con la liberación de histamina en las células y a la inhibición de prostaglandina.

  • Suaviza y mejora la calidad del colágeno.

  • Es un eliminador de radicales libres hidroxilos (el más agresivo y destructor de todos).

  • Estimula el sistema inmunológico.

  • Es un potente diurético.

  • Aumenta la formación de interferón.

  • Estimula la cicatrización de heridas.

Limitación, Contraindicación y/o Efectos adversos

  • Embarazo y lactancia: No existe suficiente información confiable sobre si resulta segura la ingesta de DMSO durante el embarazo o la lactancia. Se debe ser precavido y evitar su uso.

  • Diabetes: Existen reportes de que el uso tópico de DMSO puede cambiar la forma como funciona la insulina en el cuerpo. Hay que controlar de cerca el nivel de azúcar en la sangre si se usa insulina para tratar la diabetes y también usa DMSO. Puede que sea necesario ajustar la dosis de insulina.

  • Ciertos trastornos de la sangre: La inyección de DMSO por vía intravenosa (VI) podría causar la descomposición de los glóbulos rojos. Esto podría resultar un problema para las personas con ciertos trastornos de la sangre. El DMSO podría empeorar estos trastornos.

  • Problemas hepáticos: El DMSO podría dañar el hígado. Si el paciente tiene afecciones hepáticas y usa DMSO, debe asegurarse de controlar la función hepática cada 6 meses.

  • Problemas renales: El DMSO podría dañar los riñones. Si el paciente tiene una enfermedad renal y usa DMSO se recomienda controlar la función renal cada 6 meses.