La acupuntura es una de las terapias alternativas más ampliamente aceptadas en el mundo occidental. Se estimulan puntos específicos en el cuerpo, en general mediante la inserción de agujas finas en la piel y los tejidos subyacentes. Se considera que la estimulación de estos puntos específicos desbloquea el flujo de que a lo largo de las vías de energía (meridianos) y así restablece el equilibrio. En la acupuntura clásica, se describían 365 puntos definidos que corresponden a los 365 días del año y reflejan la conexión histórica entre la acupuntura y la astrología. Con el tiempo, el número de puntos se ha incrementado a > 2000.

El procedimiento no suele causar dolor, pero sí una sensación de hormigueo. A veces, la estimulación se incrementa retorciendo o calentando la aguja.

Los puntos de acupuntura también pueden ser estimulados por:

  • Presión (llamada acupresión)

  • Láseres

  • Ultrasonido

  • Una corriente eléctrica de muy bajo voltaje (llamada electroacupuntura) aplicada a la aguja

Consulta de acupuntura

El médico especialista precisa elaborar un historial lo más detallado posible para determinar la afección del paciente. Para ello, realizará un completo cuestionario en el que recogerá tanto los síntomas que presenta el enfermo, como sus antecedentes personales y familiares, sus hábitos de vida: dieta, trabajo, actividad física, patrones de sueño, alteraciones emocionales...

Una vez que el especialista ha determinado cuál es el problema o problemas del paciente, selecciona los puntos donde se aplicarán las agujas y el procedimiento a seguir en la sesión de acupuntura.

Las agujas son metálicas (normalmente son de acero, pero también pueden ser de metales preciosos) y tienen distintos tamaños y formas. Para evitar el riesgo de transmisión de enfermedades infecciosas, se emplean agujas desechables. Cada sesión de acupuntura puede durar solo unos minutos, o varias horas, dependiendo del problema a tratar, que también influirá sobre el número de sesiones necesarias.

El paciente debe estar bien situado y cómodo, de manera que el especialista tenga un fácil acceso a la zona a puncionar y la postura favorezca también la relajación del paciente, cuya colaboración es importante para conseguir buenos resultados. Las agujas que, como ya se ha explicado, suelen introducirse a entre uno y tres centímetros de profundidad, aunque también se puede llegar a cinco o seis centímetros, pueden además situarse en distintas posiciones (perpendicular, en ángulo...) según sea el punto seleccionado y el tipo de afección a tratar.

Las agujas deben insertarse con precisión y rapidez, y normalmente no causan dolor, solo una leve molestia, hormigueo o entumecimiento en la zona. En ocasiones, el especialista manipula las agujas después de insertarlas, y las tuerce, las baja o las levanta, las hace vibrar... según considere necesario. También puede aplicar a las agujas estímulos eléctricos o calor.

Enfermedades, síntomas o afecciones para las que la acupuntura ha demostrado ser un tratamiento eficaz a través de ensayos controlados:

  • Reacciones adversas de la radioterapia y/o quimioterapia

  • Rinitis alérgica (Fiebre del Heno)

  • Cólico biliar

  • Depresión (incluyendo neurosis depresiva y depresión después del accidente cerebrovascular o A.C.V.)

  • Shigelosis (Disentería aguda por bacterias Gram negativas)

  • Dismenorrea primaria

  • Epigastralgia aguda (úlcera péptica, gastritis aguda y crónica, y   gastrospasmo)

  • Dolor facial (incluyendo desórdenes cráneo-mandibulares)

  • Dolor de cabeza

  • Hipertensión esencial

  • Hipotensión primaria

  • Inducción del parto

  • Dolor en la rodilla

  • Leucopenia

  • Lumbalgia

  • Mala posición del feto (corrección pre-parto in-situ)

  • Hiperémesis gravídica (náuseas y vómitos en el embarazo)

  • Náuseas y vómitos

  • Dolor y rigidez en el cuello

  • Dolor en odontología (incluyendo dolor dental y la disfunción temporomandibular)

  • Periartritis Escapulohumelar (Inflamación del hombro)

  • Dolor postoperatorio

  • Cólico renal

  • Artritis Reumatoide

  • Ciática

  • Esguince 1.27 A.C.V. (Accidente Cerebrovascular)

  • Epicondilitis (Codo de tenista)

  • Epitrocleitis (Codo de golfista)

Beneficios de la Acupuntura

  • El método de aplicación es simple, sencillo, seguro y sin mayores efectos secundarios.

  • La acupuntura tiene un gran valor integrativo, preventivo y complementario.

  • Se puede aplicar conjuntamente con otros tratamientos, ya que siempre potencia el proceso de curación y en casos de procesos incurables aporta sosiego y paz interior.

  • Por su alta efectividad, en la mayoría de los casos se logra una disminución importante en la ingesta de fármacos y de efectos secundarios adversos.

  • Se puede utilizar como terapia única de elección o bien como complemento (teniendo en cuenta los estándares establecidos).

  • Se orienta hacia los principales problemas de salud de la comunidad; prestando el conocimiento necesario en prevención, educación, tratamiento, rehabilitación y paliación, para resolver esos problemas, mejorando la calidad de vida del paciente.

Limitación, Contraindicaciones y/o Efectos Adversos

Los problemas de coagulación, las alteraciones en la piel, las cicatrices de quemaduras y que no se pueda mantener una postura quieta y relajada son las principales contraindicaciones para recibir acupuntura. Si no existen las contraindicaciones anteriores, en cualquier persona y a cualquier edad se puede utilizar esta herramienta terapéutica.

Los datos fiables son poco frecuentes y, a menudo inexistentes, y los efectos adversos de la acupuntura, probablemente, no se notifiquen en su totalidad. Una revisión de 20121 de los efectos adversos que fueron informados después de la acupuntura señaló lo siguiente:

  • Agujas retenidas (31%)

  • Mareos (30%)

  • Pérdida del conocimiento

  • Caídas (4%)

  • Hematomas o dolor en el sitio de punción (2%)

  • Neumotórax (1%)

  • Otros efectos adversos (12%)

  • La mayoría (95%) fueron clasificados como causantes de poco o ningún daño.