Enfermedades

Los fibromas uterinos con frecuencia se encuentran accidentalmente durante un examen pélvico de rutina. El médico puede sentir irregularidades en la forma del útero, lo cual sugiere la presencia de fibromas. Si tienes síntomas de fibromas uterinos, tu médico puede solicitar los siguientes exámenes:

Ecografía. Si se necesita una confirmación, el médico puede solicitar una ecografía. En este estudio se utilizan ondas sonoras para obtener una imagen del útero a fin de confirmar el diagnóstico y mapear y medir los fibromas. Un médico o técnico mueve el dispositivo de ecografía (transductor) sobre el abdomen (transabdominal) o lo coloca dentro de la vagina (transvaginal) para obtener imágenes del útero.

 

Análisis de laboratorio. Si tienes sangrado menstrual anormal, tu médico puede solicitar otras pruebas para investigar las posibles causas. Estas podrían incluir un hemograma completo para determinar si tienes anemia debido a la pérdida crónica de sangre y otros análisis de sangre para descartar trastornos de sangrado o problemas de tiroides.

DIAGNÓSTICO POR IMÁGENES

Imágenes por resonancia magnética. Esta prueba de diagnóstico por imágenes puede mostrar con más detalle el tamaño y la ubicación de los fibromas, identificar distintos tipos de tumores y ayudar a determinar las opciones de tratamiento apropiadas. Una resonancia magnética se utiliza con mayor frecuencia en mujeres con un útero más grande o en mujeres que se acercan a la menopausia (perimenopausia).

Histeroscopia. Para esto, el médico inserta un pequeño telescopio iluminado llamado histeroscopio a través del cuello uterino hasta llegar al útero. Luego, el médico inyecta solución salina en el útero para expandir la cavidad uterina, lo que le permite examinar las paredes del útero y las aberturas de las trompas de Falopio.

 

TRATAMIENTO

 

No hay un único enfoque recomendable en el tratamiento de los fibromas, sino que existen muchas opciones terapéuticas. Si tienes síntomas, habla con tu médico acerca de las opciones para el alivio de los síntomas. Varias mujeres con fibromas uterinos no tienen signos ni síntomas, o solo tienen signos y síntomas levemente molestos con los que pueden vivir. Si ese es tu caso, una conducta expectante podría ser la mejor opción. Los fibromas no son cancerosos. En pocas ocasiones, afectan el embarazo. Generalmente crecen despacio, o no crecen, y tienden a reducirse después de la menopausia cuando bajan los niveles de las hormonas reproductivas.

 

MEDICAMENTOS

Dispositivo intrauterino (DIU) liberador de progestina. Un DIU liberador de progestina puede aliviar el sangrado intenso causado por los fibromas. Un DIU liberador de progestina solo proporciona alivio de los síntomas y no encoge los fibromas ni los hace desaparecer. También previene el embarazo.

Ácido tranexámico (Lysteda, Cyklokapron). Este medicamento no hormonal se toma para aliviar los períodos menstruales intensos. Se toma solo en días de sangrado intenso. Otros medicamentos. El médico podría recomendar otros medicamentos. Por ejemplo, los anticonceptivos orales pueden ayudar a controlar el sangrado menstrual, pero no reducen el tamaño del fibroma. Los medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINE), que no son medicamentos hormonales, pueden ser efectivos para aliviar el dolor relacionado con los fibromas, pero no reducen el sangrado causado por estos. El médico también puede sugerirte que tomes vitaminas y hierro si tienes sangrado menstrual abundante y anemia.

Uno de los mejores antídotos contra la diabetes es el ejercicio. Treinta minutos de actividad física al día alejan la posibilidad de enfrentar una enfermedad que hoy padecen más de 400 millones de personas en el mundo. En muchas ocasiones, los médicos escuchan de sus pacientes la misma pregunta: “Doctor, ¿qué puedo hacer para bajar de peso, controlar la hipertensión y los niveles altos de azúcar?”. La respuesta es sencilla y no se necesita tomar una píldora cada día a una hora determinada. La solución está a la mano.

Dedicarle treinta minutos diarios, por lo menos cinco veces a la semana, al ejercicio, darle movimiento al cuerpo. De esa manera, las personas se alejan significativamente de sufrir esas afecciones. Sin embargo, mucha gente continúa seleccionando la receta equivocada: el sofá. Un estudio realizado por la Universidad de Cambridge (Inglaterra), publicado en enero de 2015, llega a la preocupante conclusión de que 380.000 de los 9,2 millones de muertes que se producen en Europa cada año están relacionadas con el sedentarismo y sus consecuencias (obesidad, diabetes e hipertensión).

 La Unidad de Epidemiología de la Universidad de Cambridge que hizo la investigación durante más de doce años ha dejado en claro que la actividad física genera grandes beneficios para la salud y debería ser una parte fundamental de la agenda diaria.

 Uno de los mayores riesgos del sedentarismo es la diabetes. La Organización Mundial de la Salud (OMS) la cataloga como una pandemia global que afecta a más de 400 millones de hombres y mujeres alrededor del mundo. Con síntomas silenciosos y que pueden confundirse con otras patologías, es vital estar atento a las señales que el cuerpo se encarga de mostrar. Si la persona tiene antecedentes familiares, no lleva una alimentación balanceada, sufre de obesidad o sobrepeso o mantiene una vida sedentaria, un diagnóstico y tratamiento oportuno pueden marcar la diferencia para mejorar la calidad de vida de quien padece esta enfermedad.

 

4, mil muertes que se producen en Colombia cada 2 años y están relacionadas con el sedentarismo y sus consecuencias: obesidad y diabetes

 TIPOS DE DIABETES

 Diabetes tipo 1: se genera por carencia de insulina y afecta principalmente a niños y adolescentes con bajo peso.

 Diabetes tipo 2: se genera por falta de acción de la insulina o la resistencia a la misma. Este tipo de diabetes afecta sobre todo a adultos que sufren de obesidad. Sin embargo, cuando los niños y adolescentes son obesos, también es posible que la padezcan.

 SÍNTOMAS

1.  Incremento de cantidad y frecuencia en la orina, sobre todo en las noches.

2. Sed.

3. Aumento del apetito.

4.  Visión borrosa.

5. Cansancio y debilidad.

6. Heridas que tardan en cicatrizar.

7. Pérdida de peso

 

PREVENCIÓN  En la actualidad no es posible prevenir la diabetes tipo 1, a pesar de los múltiples intentos que se han hecho. La diabetes tipo 2, que es la más frecuente, sí se puede prevenir. Puesto que la causa más importante es la obesidad, "todas las acciones que tengan que ver con la prevención de la obesidad -evitar el sedentarismo, la comida basura, las bebidas azucaradas...- van a tener un resultado positivo", subraya González, quien afirma que se sabe "que un estilo de vida saludable reduce en un 80 por ciento las posibilidades de tener diabetes tipo 2".

Una vez que se ha diagnosticado la enfermedad, hay que prevenir la aparición de complicaciones micro y macrovasculares. El seguimiento del tratamiento prescrito, así como de las recomendaciones dietéticas y de actividad física es fundamental para evitar complicaciones como las cardiovasculares, las renales, la retinopatía diabética o el pie diabético. Si deseas apartar una consulta médica con uno de nuestros especialistas aquí 

Hay más de 1800 personas infectadas con VIH en Colombia. El 1 de diciembre simboliza la lucha contra el sida, enfermedad provocada por el VIH, un virus que continúa cobrando vidas. La Organización de Naciones Unidas (ONU) señaló que en el año 2018 había en el mundo 46,7 millones de personas infectadas con el virus de inmunodeficiencia humana (VIH). De ese total, dos millones eran niños. Dicho año, 2,1 millones de personas adquirieron el virus y de ellos 150.000 eran menores de edad.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) da cuenta de que en 2018 ocurrieron un millón de muertes relacionadas con el VIH y 18,2 millones de pacientes recibían Tratamiento Antirretroviral (TAR), el cual consiste en la toma de medicamentos específicos para tratar esta infección. Las mujeres entre los 15 y 26 años son la población más vulnerable al virus.

El VIH es un virus que, aunque se puede prevenir, es actualmente un problema de salud pública mundial, causante de un número importante de muertes. Se caracteriza por afectar las células del sistema inmunitario, lo que deteriora las defensas del organismo y, por lo tanto, afecta la calidad de vida y el estado de salud de quien lo porta.

Sin embargo, las personas seropositivas, es decir, las que han sido diagnosticadas con VIH, pueden tener un buen estado de salud y llevar una vida normal, con tratamiento antirretroviral iniciado oportunamente.

 ¿Cómo se contagia?

Este virus se transmite mediante relaciones sexuales sin protección, por contacto con el semen o las secreciones vaginales de personas infectadas, así como por el contacto con sangre o leche materna. Igualmente, se puede adquirir con el uso compartido de jeringas y otros instrumentos cortopunzantes contaminados.

Se debe tener en cuenta que el compartir o rozarse con personas contagiadas no implica adquirir el virus. De igual forma, besos, abrazos o compartir alimentos o bebidas no representan riesgo alguno.

¿Cuáles son sus síntomas?

Los síntomas del VIH son variables y dependen de cada persona, así como de la etapa en la que se encuentre la infección. En la primera etapa, el VIH no produce síntomas y puede confundirse fácilmente con los de un resfriado común, por lo que se recomienda realizarse pruebas diagnósticas con regularidad. El VIH puede ser asintomático entre cinco y diez años.

 ¿Qué es el sida?

Si no se trata la infección, el VIH puede progresar a un diagnóstico de síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA), la etapa más avanzada de la enfermedad. Ocurre cuando la infección con el VIH ha dañado gravemente el sistema inmunitario, y provoca la aparición de otras dolencias que pueden poner en riesgo la vida de la persona. 

¿Cómo se previene?

 De acuerdo con el Ministerio de Salud y Protección Social, la mejor forma de prevenir el sida es tomar medidas conscientes de cuidado, como hacerse chequeos generales para detectar y manejar la infección oportunamente. Asimismo, vivir una sexualidad segura y responsable. Los preservativos son un método efectivo a la hora de prevenir la infección del VIH y otras enfermedades de transmisión sexual. Preguntarle a la pareja cuándo fue la última vez que se hizo la prueba del VIH. No dudar en hacerse la prueba juntos.

¿Cómo detectarlo?

Por medio de pruebas que permiten la detección de anticuerpos en muestras de sangre, orina y saliva. Igualmente, existen pruebas rápidas, las cuales en pocos minutos pueden arrojar resultados altamente fiables. Estas últimas se realizan con una muestra de sangre mediante una punción dactilar o fluido oral. El resultado se obtiene entre 20 y 30 minutos.

De acuerdo con estadísticas del Ministerio de Salud y Protección Social, durante el año 2018, se notificaron en Colombia 11.414 casos nuevos de personas con la infección. De estos, el 76,8% correspondió a hombres y el restante (23,2%), a mujeres. En el 99,3% del total de los casos, la infección fue adquirida por vía sexual.

Actualmente, el Gobierno nacional está comprometido para el año 2020 con las metas 90-90-90. Esto se refiere a que se debe diagnosticar por lo menos el 90% de los casos estimados con el fin de poner al menos al 90% de estos en tratamiento de forma temprana y así lograr la disminución de la carga viral en el 90% de ellos.

Si tienes dudas de haber estado expuesto o presentas factores de riesgo para contraer VIH/SIDA, consulta a tu médico de confianza el cual realizará una valoración completa para tener un diagnóstico oportuno, si tienes alguna duda asiste a una de nuestras Brigadas médicas o escríbenos aquí y uno de nuestros profesionales te brindará la orientación y atención integral.