La Terapia Neutral consiste en añadir pequeñas cantidades de procaína (anestésico local de baja potencia) con agujas alemanas especiales para terapia neutral o agujas de odontología; busca reactivar la función eléctrica de las células.

Este excelente tratamiento data desde el año 1925 cuando los hermanos Ferdinand y Walter Hukene, utilizaron una aplicación de atophanil de manera intravenosa para tratar un severo dolor de cabeza de su hermana con quien habían realizado variedad de tratamientos y medicinas pero nada había sido efectivo, hasta que utilizaron este método que inmediatamente erradico la migraña. 

A partir de entonces iniciaron una serie de pruebas para determinar la función de esta inyección intravenosa lo cual concluyó que el atophanil se podía utilizar en dos presentaciones, para uso intravenoso y para uso intramuscular. Una serie de pruebas comparativas llevo a una espectacular respuesta, pues se encontró que la procaína proporcionaba efectos de anestesia local y además podía ser utilizada para procesos curativos.

La terapia neutral tiene varios mecanismos de acción y tiene una gran efectividad en enfermedades agudas como crónicas; esta terapia consiste en actuar de forma directa sobre el órgano enfermo y estimula la regulación de organismos que atacan el campo interferente.

Los campos donde se desarrolla la terapia neutral son en áreas donde le voltaje de corriente en el organismo ha disminuido y envía señales anormales al sistema nervioso del cuerpo. Este procedimiento logra encontrar los campos de aplicación que pueden ser en cualquier parte del cuerpo o en zonas alejadas de la parte que experimenta los síntomas. Generalmente pueden ser órganos internos, ganglios, dientes y hasta cicatrices en la piel. Algunos efectos positivos de esta terapia son: regulación de la circulación, regula las alergias, calma el dolor, calma la fiebre, estimula la diuresis, mejora la producción de hormonas y enzimas y mejora el estado general del organismo.

 Tratamiento

Debe realizarse por un médico especializado donde primero que todo se tiene que conocer muy bien la historia clínica del paciente siendo muy específico, después se deben realizar exámenes para encontrar las causas reales del dolor; el médico debe utilizar a favor estas dos informaciones para diagnosticar de manera correcta en donde se debe realizar el tratamiento. Las enfermedades o sistemas que se toman muy en cuenta para realizar el respectivo diagnostico son: Amígdalas, dientes, oídos, nariz, enfermedades bronco-pulmonares, enfermedades de órganos abdominales, ginecologías, órganos sexuales, huesos, piel, antecedentes de cirugía, cicatrices y fracturas.

No indicaciones

Así como se debe diagnosticar de manera específica para realizar esta terapia neutral, igualmente existen enfermedades en las que no se debe trabajar como: Enfermedades mentales, neurosis, neurastenias, enfermedades nutricionales, avitaminosis, carencia de hormonas, enfermedades hereditarias, enfermedades infecciosas avanzadas y cáncer. Del mismo modo, hay condiciones que impiden un tratamiento exitoso como: Alcohol, tabaquismo, drogas y deficiencia de vitaminas y minerales. Por último, de debe tener en cuenta si él paciente tiene metales en los dientes o si hay uso de anti-inflamatorios como esteroides, prednisona o fenilbutazona, se debe tener cuidado pues pueden ser una interferencia para el desarrollo del tratamiento.